Como casi todas las que he conocido, Alicante es una ciudad con demasiadas sombras para solo unas pocas luces. Sin embargo, como la mayoría de ellas, tiene rincones de una extraordinaria belleza. Así, por ejemplo, están las calles Artilleros o Barón de Finestrat, pero también los edificios Carbonell o Lamaignere. Y si hurgamos, lo mismo ocurre con Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, París, Londres, Praga… En todas ellas hay lugares dignos de aparecer en una película de Woody Allen, y otros que recuerdan al callejón Diagon del Londres de Harry Potter.

La serie de entradas «Un paseo matutino» ha intentado plasmar algunos de esos lugares de Alicante que tanto me gustan. Sin artificios, sin evitar transeúntes, coches, señales de tráfico, cables de tendido eléctrico… Prácticamente todas las fotos están hechas con el móvil, salvo las del Paseo Matutino 2 que se tomaron con una Nikon P1000

No ha habido retoques ni manipulaciones. Solo encuadres que responden a mi propia mirada, al punto de vista de un fotógrafo aficionado con más ilusión que talento.

Como siempre, si te gusta esta entrada y quieres ayudarme a difundir sus contenidos, te invito a que uses los botones para compartir (Twitter, Facebook, Linkedin, Pinterest, Whatsapp) que encontrarás a continuación.

© J. Ignacio Sendón. Alicante, 29 de enero de 2021

Summertime (Ella Fitzgerald & Louis Armstrong)

Total Page Visits: 343 - Today Page Visits: 2