Cuando llega la noche
Y la luz en la Tierra se esconde

Cuando la Luna es nuestra única guía en el cielo
No sentiré miedo.

Si tú puedes mantenerte en pie, quédate a mi lado.
Así es que, querida, quédate a mi lado.

Si el cielo se desploma sobre nosotros,
Si las montañas se hunden en el mar,
No me verás derramar una sola lágrima
Mientras tú estés a mi lado.

Quédate a mi lado.
Aunque las cosas no vayan bien para nosotros,
Quédate a mi lado.

¿Lo harás?
¿Estarás a mi lado?

Quédate a mi lado (Stand By Me) es una canción de 1961 compuesta por Ben E. King, Jerry Leiber y Mike Stoller. Inicialmente debía ser incluida en un álbum de The Drifters, pero estos la rechazaron y acabo formando parte de «Don’t Play That Song», tercer disco del propio Ben E. King, que contaba con otro gran éxito del estadounidense: «Spanish Harlem».

Según Wikipedia, la canción «sufrió» una versión en castellano perpetrada en los años 80 por Silvio y Sacramento y con el nombre «Rezaré«. Sin embargo, si se escucha con calma, se aprecia el origen italiano de la canción. Y es que en España, la canción fue muy popular a partir de 1968 en la versión de Adriano Celentano que, en italiano se llamó «Pregherò» y en castellano «Rezaré«. Nada que ver con la jaculatoria mariana de los sevillanos. Pero tampoco nada que ver con la letra original de Stand By Me.

En la voz de Celentano la escuché por primera vez cuando no era más que un crío. De hecho, en casa sonaba una y otra vez. Lo mismo que «Rain and Tears» de Aphrodites Child o «Monday, Monday» de The Mamas and The Papas.

La versión que aquí se escucha es la de Florence + The Machine. Aunque la canción es una de las más reinterpretadas del siglo XX y está considerada como una de las mejores de ese centuria, me quedo con esta actualización que, respetando el espíritu de la original, gana con la voz desgarrada de Florence Welch

© J. Ignacio Sendón. Alicante, 15 de junio de 2019