El joven cartero ha muerto.
Tan solo tenia diecisiete años
Todo acabó ya para él
Pero también para nosotros
Nuestro amor ya no podrá viajar
Perdió a su mensajero
Él era quien llegaba todos los días
Con las manos cargadas con mis palabras de amor
Él era quien llevaba en sus manos
La flor del amor recogida en tu jardín
Se fue con el cielo azul
Como un pájaro que por fin es libre y feliz
Y cuando el alma abandonó su cuerpo
Un ruiseñor cantó en algún remoto lugar
Te amo tanto como siempre
Pero ya no puedo decírtelo
El cartero se llevo consigo
La última carta que te escribí
Ya nunca más recorrerá los senderos
Repletos de rosa y jazmín
Que conducen a tu casa
El amor ya no puede viajar
Perdió a su mensajero
Y mi corazón está encerrado en una prisión
Nos dejó al adolescente
Que te traía mis alegrías y mis tormentos
El invierno acabó con la primavera
Todo ha terminado ya para nosotros dos.

«Le facteur» es una de las canciones más antiguas de Georges Moustaki (fallecido el 23 de mayo de 2013). Pertenece a su segundo álbum publicado en 1969 y titulado, según el país, Georges Moustaki, Le Métèque o Nomad. No parece ser una canción muy conocida ni, desde luego, muy versionada. Sin embargo, para mí, es una de las mejores del cantante francés (y egipcio y griego y brasileño y español…). Pero fue eclipsada por «Le Métèque», canción del mismo disco que se convirtió en su primer éxito internacional (aunque antes ya había compuesto «Milord» para Édith Piaf.

En estos tiempos de mensajes cortos e instantáneos, en los que las parejas rompen por whatsapp me ha parecido especialmente bella esta canción en la que dos amantes ven morir su amor porque no habrá nadie que les lleve sus noticias.

© J. Ignacio Sendón. Alicante, 24 de diciembre de 2019