Esa mujer que ves está convencida de que las cosas valen lo que aparentan y ahora quiere comprar una escalera al cielo. Piensa que cuando llegue allí encontrará lo que busca y podrá comprarlo con su dinero reluciente.

Aunque ve señales en el camino, tiene dudas. A veces los mensajes pueden tener dos significados opuestos. Hay un pájaro cantando en un árbol junto al arroyo y todos sus pensamientos se vuelven dudas.

Yo también me hago preguntas. Miro hacia el ocaso y veo personas inmóviles mirando en la misma dirección. Pero en mi mente veo anillos de humo saliendo de los árboles. Quisiera marcharme de aquí, pero tan solo tengo preguntas.

Hay quien dice que, si seguimos la música, ella nos guiará hacia un nuevo amanecer, pero solo es una trampa. Las personas inmóviles creen que algo grande está ocurriendo, pero solo es la brisa de la primavera que todo lo limpia, pero no cambia nada.

Hay dos caminos que podemos seguir, pero no importa cuál elijamos. Los dos conducen al mismo lugar. Y si crees que te has equivocado, más adelante podrás rectificar.

Yo también me hago preguntas.

La mujer de la escalera al cielo no escucha las voces que la llaman. No siente la voz del viento. Ignora que su reluciente escalera apoya sus pies en el viento que susurra.

Todos seguimos nuestro camino cuesta abajo. Nuestras sombras pesan más que nuestros deseos. La mujer que todo lo convierte en oro compra una escalera al cielo y viene a por a mí. Pretende convertirme en otra sombra más y no dejarme caminar.

Pretende comprar mis deseos como si fueran una escalera al cielo.

Stairway To Heaven es el cuarto corte del disco Led Zeppelin IV de 1971. Se ha especulado sobre el contenido satánico de la letra. Se ha escrito que tiene que ver con le muerte de una mujer a la que Dios otorga una segunda oportunidad. No sé cuál es la realidad. De hecho, no creo que el texto que he escrito tenga demasiada relación con lo que Robert Plant (no Jimmy Page) dijo o quiso decir. Tampoco necesito que quede clara mi interpretación. Sería mejor que quien la lea saque sus propias conclusiones.

Sin embargo, creo que es imposible no sentir algo poderoso al escucharla.

© Nacho Sendón. Alicante 24 de junio de 2019. Noche de San Juan.